Encuentro Padres de Adolescentes con diabetes

FreeDigitalPhotosPhotostock1

A continuación incorporo el Testimonio de Nuria, madre de dos adolescentes con diabetes, sobre el Encuentro que tuvimos para hablar sobre “Adolescencia y Diabetes”.

Este artículo podréis leerlo en el próximo número de la revista Entre Todos que será publicado en el mes de julio. Si adelanto en este espacio el texto es para ofrecer a otros muchos padres el valiosísimo contenido que aporta, y animaros, en la medida de lo posible, a haceros socios y participar en las actividades organizadas por la Asociación.

Cita: 5 de abril de 10:00 a 14:00
Lugar: Local de la Asociación de Diabéticos de Madrid
Ponente: Olga Sanz Font (psicóloga experta en Psicoterapia Infanto-Juvenil con un montón de títulos, colaboraciones y experiencia, que no recuerdo pero que demuestran una amplísima preparación académica y práctica una JASP- joven aunque sobradamente preparada).

Y allí nos encontramos, unos 20 padres y madres (más madres que padres, como en otras ocasiones…) de niños adolescentes o a punto de entrar en la adolescencia, con diabetes. Había de todo; desde recién diagnosticados (meses), con año y pico, con 5, 7 y hasta 20 años de “convivencia” con nuestra compañera la diabetes.

Lo primero que nos contó Olga, después de nuestras breves presentaciones, fue una definición de adolescencia: paso de niño a adulto, con el fin último de la independencia. También nos dijo que nosotros lo pasábamos peor que nuestros hijos con la diabetes (¡¡¡un cierto alivio!!!).

Nos estuvo explicando lo que podría estar pasando por las cabecitas de nuestros hijos: “Podré llegar a ser lo que quiera”, “Me querrán a pesar de la diabetes”, “Por qué a mí”, “Qué futuro me espera”. Además, están sometidos a “exámenes” constantes; de glucemia, 7 veces al día, en los controles con el endocrino,.. y todo esto sin olvidar que antes que diabéticos son adolescentes. Y para los adolescentes la pertenencia al grupo, la necesidad de seguridad y la presión social tiene una importancia vital. Son adolescentes con diabetes y no diabéticos adolescentes.

Tenemos que intentar que, ya que no pueden llevar una “vida normal”, tengan una “vida normalizada”. Y recordar siempre que tienen una enfermedad con la que tienen que convivir pero NO SON ENFERMOS. Y nosotros no deberíamos contribuir a que piensen que lo son. Hay que ir dando pequeños pasos e ir priorizando para negociar objetivos. Aquí van unas “pautas para mejorar”: Debemos evitar los sermones, cuando hablemos con ellos debe ser sólo uno de los padres para que no se sientan intimidados, dar nosotros el primer paso hacia ellos, explicar objetivos y escucharles activamente, fijar metas pequeñas-para empezar-, tener receptividad. Y una palabra muy importante y repetida en varias ocasiones: empatía.

Una mini-pausa para tomar café y bizcocho casero (ambos preparados por nuestra inagotable Carol; para mí que tiene una doble porque no me explico cómo puede estar en tantas reuniones a la vez, trabajar y cuidar de su familia).

Y a continuación nos definió las características de 3 tipos de padres: intransigente, sobreprotector, negligente (ninguno de los que allí estábamos) y nos dio unos consejos muy útiles:

- Tratar al hijo/a con independencia de su diabetes. Tener una comunicación más amplia. Ej: cuando llegue a casa, nada de preguntar por sus mediciones; primero, qué tal cole, los compañeros, etc, es decir, lo mismo que le preguntaríamos a un hijo/a no diabético y, luego, lo que le preguntamos siempre…

- No sentir pena por ellos. Ej: Pobrecillo, como tiene diabetes, le voy a hacer yo esto. ERROR!!! No le estamos ayudando a madurar!!!

- Positivizar los errores. Ej: Si en alguna ocasión han olvidado medirse o tienen una medición alta, no enfadarse ni gritar, sino intentar aprender de lo que ha ocurrido para evitarlo en el futuro y que sean ellos los que saquen conclusiones y vayan aprendiendo para ser más autónomos.

- Cada ser humano es único y TODOS tenemos cosas positivas. Digamos a nuestros hijos lo que les queremos, lo que nos importan y todo lo que hacen bien. No demos por hecho que lo saben. Comprobaremos el orgullo que les produce oírlo de sus padres.

No olvidar que al final nuestro objetivo es que nuestros hijos vayan ganando SEGURIDAD, INDEPENDENCIA y RESPONSABILIDAD que les llevará a aumentar su AUTOESTIMA y, como buenos padres, esa es nuestra meta. Educar es una de las tareas más difíciles y los niños no vienen con libro de instrucciones. Unas veces nos pasamos y otras no llegamos. Como decía Aristóteles: “En el término medio está la virtud”. Luchemos día a día para hacerles evolucionar y no nos acomodemos. Aunque no lo parezca, algo queda.

Nos fuimos de allí con deberes, ilusión y yo, con una tarea, que acabo de terminar. Animo a todos los socios a que participen en las actividades de la Asociación, ya que, aunque tenemos unas vidas muy ajetreadas, el esfuerzo compensa.

Imagen: Photostock/Freedigitalphotos.net 

Cuéntanos! Déjanos saber lo que piensas.

Current day month ye@r *