Posts etiquetados con "diabetes y adolescencia"

Diabetes y Adolescencia

Hoy me siento de nuevo a escribir para compartir mis experiencias como madre de una adolescente con diabetes.

Una vez más, me siento enormemente agradecida por haberme topado con la Comunicación Noviolenta y la Disciplina Positiva (DP) en mi camino pues sé que, sin los fundamentos, recursos y estrategias, sería todo muuucho más complicado.

¿Cónoces cómo funciona el cerbro de un adolescente? ¡Pues es fundamental!

Para entender cómo funciona el cerebro de un niño/adolescente Rafa Guerrero lo explica en este video de forma sencilla y clara:

Acompañar en el miedo, la rabia y la tristeza (Rafa Guerrero) – MIAC

(Para ver el vídeo pincha en la imagen)

 

Además, te recomiendo los siguientes artículos:

Adolescentes: del olvido en el confinamiento a la crítica constante en la nueva normalidad:

El cerebro de los adolescentes y cómo convivir con ellos sin caer en la desesperación

El resumen sería que, con 15 años NO están preparados neurológicamente (y emocionalmente tampoco) para gestionar de forma absolutamente autónoma y satisfactoria su diabetes…

Sí, ya sé que alguno dirá: “Pues yo cuando era joven tuve que afrontar situaciones muy difíciles a su edad y me apañé muy bien”. Bueno, por un lado, habría que ver en el fondo, fondo, el “precio” emocional y psicológico que ha tenido que pagar esa persona… y por otro lado, las circunstancias nos influyen mucho inconscientemente en la forma de actuar, es decir, si nuestra familia no tiene dinero para comer, es probable que desarrollemos la capacidad de “buscarnos la vida” desde bien jóvenes, ahora, un chaval que crece en una familia “acomodada” no siente la misma necesidad de “trabajar para subsistir”…

Por tanto, no podemos comparar la situación sociocultural de nuestros hijos con la que vivimos nosotros o con la que viven chavales de la misma edad en países pobres, en guerra, etc.

Entonces, ¿cómo debemos tratar a nuestro hij@ adolescente para que vaya creciendo en autonomía pero sin “cargarle” con todo el peso de su diabetes? Pues como haríamos con cualquier otra cuestión: paso a paso, avanzando según le veamos progresar, sabiendo que educar es un proceso y que “nos la jugamos” en la CONEXIÓN, la gestión emocional y el desarrollo de habilidades socioemocionales…

Y para terminar, ¿Qué necesita nuestro hij@ adolescente de nosotros, sus padres?

Pues fundamentalmente que le escuchemos, comprendamos, acompañemos, sostengamos en los momentos difíciles y le impulsemos a avanzar sin miedo, confiando en él/ella mism@…

Tener 15 años con diabetes… y ¡ser feliz!

Hoy estoy feliz, plenamente feliz. Mi hija anoche estuvo en su primera fiesta de Nochevieja. Estaba preciosa. Se puso un vestido mío que le favorecía un montón, zapatos de tacón y con una sonrisa que no le cabía en la cara la dejamos en casa de su amiga…

Al arreglarse, no se quejó de que el sensor se veía, no se quejó ni una vez de las pruebas para colocar la bomba en un sitio donde no se viera… en la cena nos despistamos y no contamos las uvas y su glucosa se disparó y ¡tampoco se quejó! Simplemente, lo resolvió poniéndose un bolo…

Hemos dedicado mucho tiempo a trabajar las emociones, las suyas y las nuestras, y las creencias, lo que pensamos que es “lo correcto” en cuanto al que debe ser su grado de responsabilidad y autonomía en cada momento… Y creo que ¡lo hemos conseguido!

Hemos conseguido que viva la diabetes como algo a gestionar, no como algo a “padecer” o algo que le “limita”.

   “La realidad no es lo que nos sucede sino lo que hacemos con lo que nos sucede.”            A Huxley

Esta frase nos ha acompañado en los últimos años como de referencia…

Y esta otra de Víctor Küppers: “Lo que cuenta es la actitud”.

María es una chica feliz. Una chica de 15 años que muchas veces se engancha al móvil y otras muchas disfruta a tope con sus amigos. Una chica consciente de que tiene diabetes, que la gestiona fantásticamente bien, con buen ojo y responsabilidad cuando está sola, y descansando y “soltando” cuando está en casa pues se sabe cuidada, escuchada y comprendida…

Sí, nosotros pensamos que es muy joven para “cargar” 24 horas al día con su diabetes. Sí, es autónoma y al mismo tiempo en casa se puede relajar…

Feliz, muy feliz empiezo este 2020 porque… ¡mi hija está bien y es feliz!